Intentando no vomitar

Aquella habitación diminuta

Llena de cajas

En penumbra

Tu cuerpo desnudo

Tu boca

Tu tatuaje

Tu culo

Mi polla

Mis tatuajes

Mi boca

Jadeos

Risas

Y mas jadeos

Condones llenos de lefa

Por el suelo

El cigarrillo

De después

Aliñado

Humo denso.

***

Tu ya no estas

Ya no quedan cigarrillos

Aliñados

Tu culo se fue

Mi polla esta flácida

Los condones siguen ahí

Esperando a que los recojan

El cenicero esta lleno

La habitación apesta

Yo escribo poemas

Intentando no vomitar

Mirándome de reojo las venas.

Mr. G.

Cosas del Trap.

nido-org_1473830394369

Estas tirado en el piso. en tu sillón. rodeado de los pocos que te quedan en la squad. esperando a que las raxetas vengan con mas spice, un par de botellas de champan caro, algo de coca y, por supuesto, un par de cajas de codeina. Estáis sentados alrededor de una mesa. sobre la mesa hay varios frascos herméticos de unos 50 litros. llenos de yerba. y cuando digo que hay varios me refiero a unos veinte o treinta. Y cuando digo yerba me refiero a yerbas. en cada frasco hay  una raza de yerba distinta. Verdes, marrones, violetas e incluso una roja, cosa que os sorprendió cuando os la trajeron. También hay un par de pesos. Varios saleros medio llenos de cocaina. Un par de botellas de ron. Y otras tantas de wisky. Lo mismo con las de vodka. Es el momento de añadir que la mesa no es pequeña. tampoco barata. En una de las paredes, no recuerdo cual, hay un Picasso. Lo sorprendente es que fue un regalo. Que a su vez habría sido otro regalo. Así hasta llegar al gilipollas que paga las deudas con cuadros de Picasso a un camello que no sabe quien es Picasso pero si lo que cuesta uno de sus cuadros.

Así esta el panorama. Tu no piensas en nada. Solo fumas del bong. Tu máxima preocupación es mantenerlo siempre cargado. Y de vez en cuando atender una llamada. colgar. posturear veinte o treinta gramos de coca o preparar un par de kilos de yerba. o las dos cosas. y seguir con tu bong. calada tras calada. de vez en cuando cambias de yerba. o te metes una ralla. quizás varias. Tampoco es nada raro. es martes. no tienes nada mejor que hacer un martes a las cinco de la tarde. solo esperar a que sean las diez o así. y que la fiesta empiece de nuevo. Las raxetas tardarían en volver. no les llevaría mucho conseguir el champan, la coca y el spice. Pero la codeina… no es difícil, pero es lento  de cojones. no puedes comprar varias cajas en una farmacia. Y menos de golpe. bueno, si puedes. Necesitas no seque receta. pero eso ya no te sirve. no quedaba farmacia a menos de una hora con la que no la hayáis usado. Y no os volverán a vender ni un puto frasco en por lo menos dos años. por lo que es mucho mas fácil, barato, pero no rápido, hablar con este para quedar con aquel y que te de el numero de no se quien que te dará la dirección de algún machaca al que podrás comprarle frascos para pasar cinco años sin toser un puto día. Tendrias suerte si os duran mas de dos semanas. Lo mismo para el machaca.

Esa es la imagen que tengo de ti cada vez que voy a verte. la expresión de tu cara me dice: te puedo hacer un jodido abrigo de billetes morados. tengo la polla roja de tanto follar. la droga me sale por las orejas y la cárcel esta mucho mas lejos que la muerte. lo que se resume en: Lo conseguí.

Pero no. cada vez que voy a verte estas en el parque. Con un par de canutos, si as tenido suerte ese día. Y no estas callado. Hablas. Y mucho. Pero solo sabes hablar de que te vas a hacer rico. De que la yerba te va a salir por las orejas. De que se te va a caer la polla a pedazos. Y así día tras día. Año tras año. A veces cambias de banco. Otras veces de parque. Según el día, de camello. De vez en cuando cambias de peinado. De zapas. Incluso de móvil. Pero poco mas.

Nos vemos.

 

Mr. G.

Posdata: Toyaco el que no se cosque del guiño a Miedo y Asco en las vegas.